Carta de “el resto del mundo”, para los Estados Unidos”:

Apreciado Estados Unidos de América: ¿Quieren construir un muro? pues bien, mis queridos estadounidenses, aunque ustedes no entienden mucho de geografía, ya que para ustedes América es su país y no un continente, es importante que antes de poner los primeros ladrillos, se enteren de lo que están dejando fuera de ese muro.

Afuera hay 7 mil millones de personas; pero como a ustedes tampoco les suena mucho eso de personas, los llamaremos consumidores. Hay 7 billones de consumidores dispuestos a reemplazar el iPhone por el Samsung o el Huawei en menos de 42 horas. Además pueden reemplazar el Levi ‘s por Zara o Massimo Duti. Tranquilamente, en menos de medio año, podemos dejar de comprar vehículos Ford o Chevrolet y reemplazarlos por un Toyota, KIA, Mazda, Honda, Hyundai, Volvo, Subaru, Renault o BMW, que técnicamente superan por mucho a los autos que ustedes producen. Esos 7 billones también podemos dejar de suscribirnos a Direct TV y no nos gustaría, pero podemos dejar de ver películas de Hollywood y empezar a ver más producciones latinoamericanas o europeas que tienen superior calidad, mensaje, técnicas cinematográficas y contenido. Aunque les parezca increíble, podemos dejar de ir a Disney y acudir al parque Xcaret en Cancún, México, a Canadá o a Europa: hay otros excelentes destinos en Suramérica, el Oriente y Europa. Y aunque no lo crean, incluso en México hay hamburguesas mejores que las de McDonalds y con un mejor contenido nutricional.

¿Alguien ha visto alguna pirámide en Estados Unidos? En Egipto, México, Perú, Guatemala, Sudán y otros países hay pirámides con unas increíbles culturas.
Búsquen donde están las maravillas del mundo antiguo y moderno…
Ninguna está en Estados Unidos… ¡que pena para Trump, pues, la hubiera comprado y revendido!

Sabemos que existe Adidas y no sólo Nike y podemos bien comenzar a consumir tenis mexicanos como los Panam. Sabemos mucho más de lo que ustedes creen; sabemos, por ejemplo, que si esos 7 billones de consumidores no compran sus productos, habrá desempleo y su economía (dentro del muro racista) colapsará al punto que nos rogarán derrumbar el fatídico muro.
No queríamos, pero… you wanted a wall, you are going to get a wall.

Cordially,

The rest of the world.

* Mensaje de cortesía que recibimos de nuestro lector:
Hugo Ricardo Campo Cardona.

Loading Facebook Comments ...