¡Criticó a Trump hasta el día de su muerte!

  • ¿Quién era el miembro más antiguo del Congreso en historia de EE. UU.?

John Dingell, a sus 92 años, la única partida que perdió fue contra el cáncer de próstata. Sirvió al congreso estadounidense por más tiempo que cualquiera en la Unión Americana y, a sus 92 años, nada había podido hacerlo dar el brazo a torcer hasta que le fue diagnosticado un cáncer de próstata que finalmente le ganó la partida el pasado jueves.

Dingell fue elegido por primera vez en 1955, cuando empezó un mandato récord que se prolongó hasta principios de 2015. Durante ese tiempo, fue ficha clave como presidente del Comité de Comercio y Energía de la Cámara de Representantes, donde  participó en temas de medio ambiente, salud e industria, entre otros.

Recordado ampliamente por la comunidad académica, fue maestro de muchos y sus lecciones recorrieron generaciones de congresistas sin importar el partido del que formaran bancada. Él, por su lado, pertenecía al Demócrata y representó al Estado de Michigan por más de 59 años.
Además, Dingell fue uno de los dos últimos veteranos de la Segunda Guerra Mundial que prestaron servicios en el Congreso; el otro es el Representante de Texas Ralph Hall, quien también dejó el Congreso en 2015.

Dingell anunció el 24 de febrero de 2014 que no buscaría la reelección para un 31º mandato en el Congreso, por lo que su esposa, Debbie Dingell, lo sucedió en el banco, derrotando al republicano Terry Bowman en las elecciones generales del 4 de noviembre de 2014.

HOMBRE DE PROEZAS

Otra de sus proezas fue la de ser el último miembro del Congreso que había servido en la década de 1950 y durante las presidencias de Dwight D. Eisenhower y John F. Kennedy. Como si fuera poco, el presidente Barack Obama le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad en 2014, la máxima distinción que en Estados Unidos se le puede colgar a un ciudadano.

No en vano era conocido como "Big John" (Gran John) y "The Truck" (El tractor) por su carácter contundente y su enorme armazón de 6 pies y 3 pulgadas. Con ese mismo tamaño manejó casi la mitad de los proyectos de ley de Estados Unidos y cubrió un amplio ámbito de políticas públicas.

 En varias ocasiones se vio al congresista, con el humor satírico que lo caracterizaba, lanzar jocosos pero punzantes comentarios contra el presidente Donald Trump en su cuenta de Twitter. Uno de los más recordados lo publicó en diciembre de 2017 al escribir: "Apoyo totalmente el interés de @realDonaldTrump en los viajes espaciales a Marte, y le deseo lo mejor en sus viajes".

En octubre de 2018 escribió: "¡Ho Ho Ho! Mira a nuestro presidente. Demasiado tonto para saber que tiene papel higiénico en su zapato y el mundo está mirando. Dios salve a América de un hombre tan tonto como este". Sin embargo, el más reciente de sus críticas, según reveló el diario The Washington Post, lo hizo el mismo día de su muerte por medio de una carta que dictó a su esposa y en la que el congresista que "en nuestra era política moderna, el púlpito presidencial parece estar dedicado a sembrar división y denigrar, a menudo en los términos personales más irrelevantes e infantiles, la política oposición."

  • Dingell también escribió que su "carácter personal y político se formó en una era diferente" en la que se observó "modicums de respeto" cuando los bandos peleaban por cuestiones.
Loading Facebook Comments ...