Televisa nunca volverá a ser grande…

 

  • El nivel de este periodismo corrupto y corruptor se va descubriendo cada día, los que pensaron que el Presidente AMLO se desgastaría haciendo las conferencias matutinas diarias, se volvieron a equivocar. Quienes se desgastan, exponen sus miserias y contradicciones son los periodistas del régimen pasado.

 

El miércoles 13 de febrero Emilio Azcárraga prometió que Televisa volverá a ser grande, según dicen con un nudo en la garganta; http://www.argumentopolitico.com/2016/12/con-un-nudo-en-la-garganta-emilio.html?m=1

En esos meses  la empresa despidió a Brozo, Adela Micha, Joaquín López Dóriga; aunque trataron de reincorporarlos a otros segmentos ya no fueron efectivos, ascendió Denise Maerker con el afán de dar oxígeno al noticiero nocturno alguna vez el de más éxito, el formato y los contenidos terminaron por hundirlo. Denise Maerker alguna vez hizo periodismo de investigación y cosechó éxito y credibilidad, hoy ya perdió todo.

  • Víctor Trujillo Brozo sacó sus viejos personajes en su segundo intento por revivir y nada, igual se fue al baúl del olvido; la supuesta transformación del canal estelar de Televisa seguía su descenso. El artículo que entonces escribí solo manifestaba un sentimiento del 99% de las personas con las que convivo y lo que percibo en las calles. No es ningún mérito adivinatorio.

Con la exposición de la empresa por apuntalar a su candidato presidencial favorito se ganó un rechazo más determinante del respetable público; Televisa y sus intelectuales orgánicos no midieron las consecuencias al irse a fondo en dos vertientes; apuntalar a Meade y denostar a López Obrador. El desenlace ya lo sabemos.

Varias ocasiones mencionamos; no entienden que no entienden; entre más desquiciados y desarticulados son sus ataques a López Obrador, mayor es el rechazo que producen y el efecto es inversamente proporcional al que desean provocar. AMLO crecía en puntos de aceptación y  voto útil. Luego vino el período de entrega recepción, del uno de julio al uno de diciembre; se comenzaba a perfilar el estilo personal de gobernar de López Obrador. A Televisa y demás medios similares escritos, radiofónicos no les preocupó, ni se prepararon, ni creyeron el discurso del Presidente electo. Simplemente se pertrecharon en sus viejas prácticas, editar las noticias y las declaraciones para hacerlas a su modo, solo transmitir las notas que en forma indirecta puede favorecer sus objetivos, mediante conversaciones cómodas despreciar actividades del Presidente, sin lógica, sin inteligencia, sin argumentos sólidos.

  • A partir del día uno de diciembre de 2018 hasta el día de hoy la dinámica del Presidente determinó independencia de los medios, abrir la información y contacto directo todas las mañanas con la prensa que se desee acreditar y levantarse muy temprano, exponer y encarar todos los temas con los elementos y funcionarios de primer nivel; máxima información, máxima actividad, inmediato control de daños, rectificaciones in situ, reconocer algún error del gabinete y repararlo de inmediato.

De la misma forma el Presidente viaja viernes, sábado y domingo por el interior dando a conocer programas y medidas tomadas; la empresa de comunicación Televisa y otras de radio y escritas no dan la información, no difunden, no acompañan las actividades presidenciales; estas son transmitidas por varias plataformas en vivo por Facebook y twitter; Gobierno de México, Regeneración y la página de Andrés Manuel López Obrador, cuando menos replican la señal más de ciento veinte mil espectadores en vivo, luego se sigue reproduciendo durante todo el día.

Los periodistas e intelectuales orgánicos de los medios comerciales como Televisa, Milenio, Excélsior, El Universal, Radio Fórmula, Reforma y otros, no dan crédito, creen que con hablar de algunos temas que expone el Presidente controversiales o con editar (la vieja costumbre) ya hacen su trabajo y el ejemplo más brillante es el programa de Carlos Loret que mientras intenta distraer y no transmitir las conferencias matutinas de AMLO sino hacer crítica de temas anteriores solo fragua su descrédito y sigue  su descenso. Otro ejemplo interesante –por el cruce de horarios- en la tarde de los viernes es José Cárdenas por radio en cadena nacional que al mismo tiempo que da espacio a sus comentaristas “estelares” del siglo pasado; Diego Fernández de Ceballos, Luis Carlos Ugalde, Leo Zuckermann, Rafael Cardona o Amparo Casar; al mismo tiempo el Presidente está encabezando eventos al interior de la nación haciendo entrega de programas, respondiendo manifestaciones o explicando sus decisiones.

  • Mientras el programa de José Cárdenas critica declaraciones o medidas tomadas, el presidente López Obrador ya avanzó varios temas por delante. Prensa, radio y televisión comercial están desfasados del avance de los hechos, en un intento por demeritar las acciones del Presidente.

Los primeros setenta y cinco días el contraste es demoledor y significa solo una razón más de porque el Presidente sigue ascendiendo en aceptación. Son muchísimo más los aciertos de éstos días que la supuesta crítica de medios regatea reconocer, el ciudadano lo sabe. Los medios –que en otro régimen fueron consentidos y financiados por el poder presidencial- inconformes con las políticas de comunicación que los está llevando a la ruina no logran adaptarse y se comienzan a extinguir.

El cerco informativo que tanto tiempo se aplicó a López Obrador en el pasado reciente hoy tiene una nueva versión con los mismos actores solo que desde diferentes plataformas. Hoy Andrés Manuel es Presidente de México y los creadores del cerco informativo con sus promotores y financieros quieren representar una honorable oposición de derecha para el régimen; pero, ya no hay alguien que les crea. No pueden ser oposición al régimen actual el grupo de periodistas e intelectuales orgánicos de los viejos medios porque no tienen; primero, honestidad intelectual demostrada los últimos años; segundo, carecen de credibilidad a fuerza de haber sido protagonistas de mentiras y montajes a modo y; tercero, porque al pueblo no se le puede mentir todo el tiempo durante un largo, muy largo período y seguir los mismos mintiendo.

  • Los primeros setenta y cinco días de gobierno del Presidente están demostrando que la transformación radical del país va en serio; que la corrupción es un fenómeno hasta la médula del aparato de gobierno en todos los sectores, que la calidad ética y moral de los dirigentes anteriores es de un nivel ínfimo.

Con lo anterior quién puede –en su juicio- dar credibilidad a tantos charlatanes expuestos en los medios del viejo régimen, sus defensores, intelectuales, articulistas, especialistas en diferentes temas si hoy son los mismos que se niegan a reconocer y hacer autocrítica.

El nivel de este periodismo corrupto y corruptor se va descubriendo cada día, los que pensaron que el Presidente se desgastaría haciendo las conferencias matutinas de lunes a viernes, se volvieron a equivocar. Quienes se desgastan, exponen sus miserias y contradicciones son los periodistas del régimen pasado.

Ni hablar, a la quiebra de Televisa (que no desaparecerá sino ocupara su lugar en cuarto o quinto sitio) le seguirán los que citamos, Milenio, Imagen, Grupo Fórmula, Excélsior, El Universal, etc. No tuvieron la capacidad de entender la realidad y adaptarse a nuevas reglas, el viejo régimen se los lleva. Afortunadamente por el bien de México el instrumento ideológico del viejo régimen con sus “intelectuales” está en quiebra van de salida.

  • Raúl Caraveo Toledo es licenciado en ciencia política por la UAM, ex catedrático de las Facultades de Psicología y de la Facultad Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, ha sido analista de estudios económicos de PEMEX y Consejero electoral del IFE-INE de  Quintana Roo de 2005 a 2015, ex asesor de la XIII legislatura de Quintana Roo, Conalep Quintana Roo.
Loading Facebook Comments ...